« Volver
Aumentan precios inmobiliarios
17-07-2014 |

En muchas economías de  América Latina  el crédito hipotecario y los precios de la vivienda se mantienen sólidos, con señales de sobrecalentamiento de los precios inmobiliarios en las zonas metropolitanas.
 En algunos casos, un análisis más detallado revela una sobrevaluación más moderada que la que denotan las relaciones entre el precio de la vivienda, el ingreso y los alquileres.
 La vivienda es un componente importante de la inversión. Y en muchos países   es el mayor componente de la riqueza.  La mayoría de los hogares tiende a mantener su riqueza en su vivienda más que en activos financieros.
Según Min Zhu, subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), el ímpetu de la demanda provoca aumentos de los precios inmobiliarios, particularmente en casos en que la oferta de viviendas no puede ajustarse rápidamente debido a limitaciones geográficas o de otro tipo. Por lo tanto, las determinaciones acerca de las valuaciones de la vivienda exigen información suplementaria, como por ejemplo, datos sobre el crecimiento del crédito, el endeudamiento de los hogares, las características de los prestamistas y los métodos de financiamiento.
Según la teoría económica, los precios de la vivienda, los alquileres y los ingresos deberían moverse a la par a largo plazo. Si los precios de la vivienda y los alquileres se desacoplan, la gente compraría en lugar de alquilar, o viceversa, hasta que a la larga las dos variables vuelvan a alinearse. De forma similar, a largo plazo, los precios de la vivienda no pueden distanciarse demasiado de la capacidad de compra de la gente; es decir, de sus ingresos. Por lo tanto, las relaciones entre los precios de la vivienda y los alquileres y los ingresos pueden dar un indicio de si los precios inmobiliarios están desvinculados de los fundamentos económicos.
Situación actual de los mercados
Los precios de la vivienda y la inversión residencial disminuyeron en muchos países al comienzo de la Gran Recesión. Desde entonces se ha observado un repunte. En general, los precios inmobiliarios están volviendo a experimentar alzas leves: el índice de precios mundiales de la vivienda del FMI ha registrado aumentos consecutivos en los últimos siete trimestres. En el último año, 33 de 52 países del índice han experimentado aumentos de los precios inmobiliarios. En algunos casos los precios de la vivienda están recuperándose de una fuerte corrección sufrida durante la Gran Recesión. 
En otros casos, los precios han mantenido una trayectoria alcista, con apenas una leve moderación.
Aun si no tienen repercusiones importantes en la estabilidad financiera, los colapsos inmobiliarios pueden afectar a la economía real. Los estudios demuestran que las recesiones en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) son más probables cuando se produce un colapso de los precios inmobiliarios. Estas recesiones también tienden a ser mucho más profundas y a generar más desempleo que las recesiones normales. Son muchos los datos que apuntan a que los ciclos inmobiliarios pueden ser una amenaza para la estabilidad financiera y macroeconómica. De ahí que sea crucial vigilar la evolución actual del mercado inmobiliario para evitar que atraviese otro ciclo de auge y caída.
Los ciclos de auge y caída del sector inmobiliario a menudo han sido muy perjudiciales tanto para la estabilidad financiera como para la economía real. Muchos de los principales episodios de tensión bancaria han estado ligados a ciclos de auge y caída de los precios inmobiliarios. Los estudios del FMI revelan que, de las casi 50 crisis bancarias  registradas en las últimas décadas, más de dos tercios estuvieron precedidas por patrones de auge y caída en los precios de la vivienda. 
El costo de resolver estas crisis puede ser muy alto; en el caso de Irlanda, por ejemplo, el rescate de los bancos tras el desplome inmobiliario consumió hasta el 40% del PIB del país. En cambio, es mucho menos probable que los ciclos de auge y caída de los precios de las acciones desencadenen crisis bancarias sistémicas.

Buscar Noticias

Buscar