« Volver
Organice una rutina de limpieza
04-05-2017 |

La mayoría de las veces cuando nos planteamos que ha llegado la hora de ponernos a limpiar, nos entra el pánico porque no sabemos por dónde empezar.
Una tarea para cada día de la semana
Lo primero que vamos a hacer es coger una pizarra de las de rotuladores que no manchan o una de las de toda la vida. En ella vamos a crear una tabla de 8 columnas y 7 filas.
En la primera fila de cada columna iremos poniendo la limpieza de las diferentes partes de la casa, por ejemplo: baños, jardinería, mascotas dormitorio principal, cocina, etc.
En cada fila de la columna pondremos los días de la semana de lunes a domingo. Marcaremos con un círculo o con una cruz los días de la semana en los que tenemos que limpiar alguna zona de la casa, por ejemplo: los martes tocan los baños y los miércoles el dormitorio principal.
Cambiar las tareas de manera mensual
Una vez tenemos la organización semanal hecha, la pondremos en un lugar visible y de fácil acceso para todos los miembros de la familia, ya que la tarea se va a repartir entre todos. Si tenemos compañeros de piso, esto además evitará que haya problemas con el clásico: “Yo he limpiado más que tú”.
El planeamiento podemos ir modificándolo de forma mensual. De esta manera podremos ir variando las tareas y no siempre harán todos las mismas. Aunque también podemos ponernos de acuerdo en realizar siempre las mismas porque no nos molesta o las preferimos.
Es importante que pongamos todas las tareas, es decir, no solo limpiar el salón o los baños, hay otras tareas como: regar el jardín, lavar el perro, sacar la basura, etc., que también deben estar incluidas y repartidas entre todos los miembros de la familia.
De esta manera, la vida diaria será mucho más fácil, las tareas siempre estarán listas y nuestra casa impoluta.

Buscar Noticias

Buscar